El gato que no comía pescado

13,92 (IVA incluido)

¿Qué pasa cuando alguien deja de hacer lo que hace según su naturaleza? ¿Qué ocurre cuando los miedos se instalan en nosotros y dejamos de ser como somos? A Ojospardos le ocurrió algo así: el miedo a morir le hizo cambiar su forma de vida hasta tal punto que dejó de comer pescado y convertirse en… ¡un ratón! Nuestro amigo inicia entonces una aventura en el bosque que le llevará a descubrir por qué le ocurrió esto y a buscar soluciones de lo más imaginativas para salir de esta situación. Porque un ratón en medio de una aldea de gatos es ratón comido. Mmmm… ¡qué mala pinta! 

Limpiar
SKU: CG0002 Categoría:

Cuento infantil sobre el miedo a los cambios

Hay historias verdaderas que suceden cada día y hay historias que parecen verdad pero no sabemos si lo son o no. Algo así ocurre con este cuento infantil sobre el miedo a los cambios en el que un gato se convierte en ratón al dejar de hacer lo que hacía normalmente. ¿Qué le pasó a este gato? ¿Y que le pasó a un ratón que amaneció en una aldea de gatos? A veces es difícil explicar cambios drásticos e inesperados a los más pequeños. Este cuento es una buena herramienta que habla sobre los miedos que surgen ante cambios importantes en su vida de forma sencilla, directa, natural. Y también habla sobre la repercusión que esos miedos tienen en nosotros -en este caso en Ojospardos-. Porque está claro que cuando dejamos de hacer lo que nos caracteriza, nos gusta, nos apasiona, nos divierte… dejamos de ser nosotros mismos. Te invito a que leas el cuento y lo descubras por ti misma o por ti mismo.

Un cuento de gatos, ratones y peces que ofrece soluciones imaginativas

A veces en la vida te suceden cosas extrañas que no entiendes. Sin embargo, la vida sigue y tenemos que adaptarnos a las situaciones y atravesarlas, tanto para entenderlas como para superarlas. En este cuento infantil se ofrecen soluciones imaginativas para resolver situaciones difíciles e inexplicables que te llevan a vivir momentos que no habías planeado en tu vida. Cambios drásticos, inesperados, surgidos de situaciones extremas que hacen que sientas miedo debido a una experiencia que no te gustó. Sin embargo, todo tiene remedio. Y Ojospardos así lo demuestra.

Un cuento que fomenta valores con conciencia

En este cuento encontrarás referencias muy claras a valores con conciencia que favorecerán la educación emocional de los más pequeños. Me refiero a valores tales como el esfuerzo personal para conseguir una meta, superar el miedo a la muerte, plantear un reto personal como camino de evolución y cambio, la constancia, disciplina y aceptación de uno mismo. Y, como no, la alegría y disfrute compartido con el grupo cuando consigues lo que quieres. Una gran recompensa.

Ideal para primeros lectores

No puedo dejar de reseñar que este cuento es ideal para primeros lectores porque, además de tener una ilustraciones preciosas y muy coloridas, este cuento tiene muuuuuuucha letra. Si no lo has hecho antes, te invito a que leas el cuento y lo descubras por ti misma o por ti mismo.

 

 

Peso 0.8 kg
Dimensiones 21 × 21 × 1.5 cm
Formato del cuento

Audiocuento, Ebook, Papel

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El gato que no comía pescado”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba