La panadería del Maestro Delfín

La panadería del Maestro Delfín
12 mayo, 2015 Mercedes

En la panadería del maestro Delfín siempre huele a pan recién hecho, calentito, calentito. Por las tardes la panadería se llena de un dulce olor a fresa y chocolate, cuando el maestro Delfín prepara sus deliciosas galletas con forma de estrella. ¡Mmmm, qué ricas!

Esta mañana, al abrir las puertas, el maestro recibe con alegría a sus alumnos, un grupo de cinco jóvenes dispuestos a aprender todos los secretos para hacer un riquísimo pan. Son Martín, el pez martillo; Marimar, un caballito de mar; Espadachín, el pez espada; Flequillito, una gamba y Chipi, el chipirón.

Hechas las presentaciones, el maestro Delfín comienza su clase. Lo primero que hacen es coger los ingredientes: harina, agua, sal y levadura. El maestro les enseña diferentes tipos de harina y les dice que es importante que elijan ingredientes de buena calidad, a ser posible ecológicos, porque así el pan estará mucho más sabroso y será más nutritivo.

El siguiente paso es mezclar los ingredientes en un recipiente y amasar. Marimar llama al maestro Delfín porque su masa está un poco dura y llena de grietas.

— El agua actúa como pegamento –explica el maestro- y, por lo que veo, le has puesto poca agua a la harina, por eso la masa no queda bien.

— Maestro, maestro, ¡socorro! –grita Chipi, el chipirón-. ¡Se me ha quedado una pata pegada en la masa!

— Vaya – dice el maestro-, a ver qué has hecho, Chipi. Aaaah, claro, es que le has puesto demasiada agua, por eso te has quedado pegado. Tendrás que añadir un poco de harina para compensarlo y listo.

El maestro observa que Espadachín tiene cara de preocupación así que le pregunta qué le ha pasado.

— Es que… se me ha caído el bote de la sal en la masa… – responde Espadachín.

— Bueno, no te preocupes –dice el maestro- aquí estamos para aprender y experimentar. La próxima vez, ten cuidado y asegúrate de que el bote de sal está cerrado, ¿de acuerdo? Es normal que al principio las cosas no salgan como queremos, pero es que estamos aprendiendo. No os preocupéis, mañana saldrá mucho mejor.

Y con estas palabras, los alumnos se despidieron del maestro.

Al día siguiente volvieron a la panadería. Enseguida todos se pusieron a elaborar la masa, que les salió perfecta. El maestro Delfín dijo entonces:

— Hoy vamos a dar un paso más: os voy a enseñar a hacer bollitos y vienas redondas, las formas más básicas de una panadería. Pero antes tenemos que dejar que la masa repose un tiempo así que, mientras tanto, podéis salir un rato a jugar y tomar unas galletas.

Al cabo de una hora, la masa ya estaba lista así que todos siguieron las indicaciones del maestro:

— Primero haremos la viena. Coged un trozo de masa y haced una bola con las manos –explicó el maestro-. Ahora, poned la bola encima de la mesa y dadle un golpecito, para aplanarla un poco.

— Uy, maestro – dijo Martín, el pez martillo- creo que le he dado muy fuerte. ¡Mi viena parece una torta!

— Tienes que aprender a controlar tu fuerza, Martín. No te preocupes, vuelve a hacer la bola y empieza de nuevo, pero con suavidad.

— Maestro, maestro –llamó Flequillito- se me ha caído un pelo en la masa… ¿Qué hago?

— ¡Ja, ja, ja! Pues, si lo encuentras, quítalo. Y si no, no pasa nada, tu pan estará más sabroso que el de tus compañeros. Tal vez sea una buena idea que te recojas tu hermoso flequillo, para que no te ocurra más.

Mientras el maestro hablaba, Espadachín soltó un estornudo que se escuchó en toda la panadería. Al oír el ruido todos se volvieron y empezaron a reír: Espadachín le había hecho un agujero a su viena con la punta de su nariz.

— Maestro, maestro –dijo Chipi, algo apurado- mi pan se ha puesto negro… Es que me he asustado con el estornudo y se me ha salido un poco de tinta negra.

El maestro volvió a reír mientras le decía que no se preocupara.

— Estamos aquí para aprender y es normal que sucedan estos incidentes. ¿Acaso no os parece divertido? Vamos a coger otro trozo de masa y empezar de nuevo, a ver cómo salen ahora las vienas y los bollitos.

Los alumnos siguieron las indicaciones del maestro y los panes salieron geniales. ¡Prueba superada!

A la mañana siguiente, todos volvieron a la panadería. El maestro les recibió con una gran sonrisa y una bandeja de sus famosas galletas con forma de estrella, que devoraron enseguida.

— Hoy vamos a hacer algo especial –dijo el maestro-, pero empezaremos por el principio.

Así que todos se pusieron manos a la obra para preparar la masa. Cuando tuvieron hechos los bollos y las vienas el maestro les dijo:

— Ahora aplastadlo todo y haced una gran bola con la masa. Ya sabéis cómo hacer las formas básicas así que, ahora, quiero que hagáis otras, las que vosotros queráis.

— ¿Y cómo lo hacemos, maestro? –preguntaron todos extrañados y con cara de sorpresa.

— Pues con vuestra imaginación. Por ejemplo, a mí me gustan las estrellas y preparo ricas galletas con esa forma. ¿Qué os gusta a vosotros?

Rápidamente, los alumnos destrozaron sus bollitos y vienas y comenzaron a jugar con la masa: la estiraron, la trocearon, la aplastaron y luego cada uno hizo una forma diferente: un barco, un árbol con frutas, un corazón, un pájaro… Incluso algunos utilizaron otros ingredientes para adornar, como almendras, pasas, chocolate, pipas… La verdad es que era muy divertido. Cuando terminaron, metieron sus nuevas creaciones en el horno y se fueron a jugar mientras esperaban que el pan se cocinara antes de poder comerlo.

Más tarde, mientras merendaban, el maestro preguntó:

— ¿Qué tenemos que hacer para elaborar un sabroso pan?

— Preparar una buena masa –respondieron todos.

— Muy bien. ¿Y si queremos que nuestro pan, además de sabroso, sea delicioso y divertido?

— Echarle un poco de imaginación –respondieron, mientras reían a carcajadas.

— Veo que habéis aprendido muy bien la lección. Estoy seguro de que seréis grandes panaderos. ¡A disfrutar!

Llévate a casa el primer cuento infantil ilustrado de Gatuna

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies